Fuiste tú quien robó mi mes de abril III.

Si seguís el blog desde hace un tiempo, os habréis dado cuenta que vivo enamorada de las sonrisas, que desde hace unos años tengo un pequeño “problema” con los meses de abril y que los acentos extranjeros son mi perdición.

Fuiste tú quien robó mi mes de abril empezó sin querer, al igual que las buenas historias que un día llaman a tu puerta para quedarse, y al final se ha convertido en un habitual de este mes. Por eso, para que comprendáis mejor su origen y la fijación que tiene el destino en unirnos, os invito a que leáis a mis meses de abril I y II .
Sigue leyendo

Anuncios

Microcarta VII.

Una vez leída y terminada la obra, San Jorge y el Dragón se hicieron amigos y la princesa volvió a su torre para seguir escribiendo su historia sin más héroes ni dragones.

-Ara.

Creative Commons LicenseThis work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

Besos

Nuestra vida se podría resumir en besos.

Nada más nacer y durante nuestros primeros meses de vida, nos convertimos en “recibidores” de besos de abuelos, padres, hermanos, tíos y primos; y empezamos a conocer toda clase de besos. Besos chillones, de pedorreta, en la mejilla o en el culete. Besos con poderes mágicos para curar todos los chichones y rasguños que nos hacemos. Besos de bienvenida. Besos con sabor a casa. Besos, besos y más besos.

Sigue leyendo

El amor y las nuevas tecnologías.

El otro día una amiga mía me contaba su experiencia en esto del amor y las nuevas tecnologías. Cansada de buscarlo en bares, cafeterías, bibliotecas, e incluso en viajes, se rindió a la ciencia de la compatibilidad y del mundo virtual por medio de una app para ligar.

Se decidió por una bastante conocida, Tinder, puso unos cuantos datos, un par de fotos bonitas, su localización (muy importante) y a esperar cómodamente en el sofá de su casa. Las solicitudes no tardaron en llegarle e incluso ella también había mandado alguna.

Ahora era el momento de decidirse, o eso es lo que pasaría en el mundo real, porque en este tipo de apps puedes estar ligando con mil chicos a la vez que no pasa nada (es más, raro sería que ellos no estuvieran haciendo los mismo). Sigue leyendo