Calendario de Adviento de Agradecimiento.

Todos los años las redes sociales se inundan de calendarios de adviento cuyas ventanas se van abriendo diariamente regalándonos chocolate u otro tipo de obsequios que nos amenizan la cuenta atrás a las fiestas Navideñas.

Personalmente es una tradición que me encanta, pero este año la quería vivir de manera diferente y por ello he pensado en hacer un calendario de adviento muy especial: Un adviento de agradecimiento.

Pensad cuántas ocasiones hemos perdido a lo largo del año de dar las GRACIAS a las personas que nos rodean. Es un regalo muy pequeño, que no nos cuesta nada y que sin embargo es una palabra que cambia el día a la persona que la recibe.

Sigue leyendo

Microcarta XXVIII.

Dicen que el mejor verano es uno que aún no hemos vivido, pero contigo todos los veranos son y serán siempre los mejores.

-Ara.

Creative Commons LicenseThis work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

Crónica de una desaparición.

«¿Qué fue de la Chica de Octubre?» Rezaban los titulares de los periódicos de primera hora de la mañana. Una arriesgada pregunta que muy pocos se atrevían a responder y los que lo hacían, siempre erraban en su intento por inventar una historia increíble adornada de frases comodín carentes de emoción.

El problema de un título atractivo, es que el lector queda atrapado en él e irremediablemente se imagina una gran historia detrás que si no satisface sus pretensiones se vuelve aburrida y termina por abandonar. Eso mismo había pasado con prácticamente toda la tirada del periódicos de ese día y que ahora quedaban a merced del destino en las puertas de quioscos y papelerías para pasar a mejor vida.

Sigue leyendo

Domingos 2.0

Hoy toca un domingo de los que me gustan.

Domingos que empiezan con una mañana fresca, que nos recuerda que el verano ya acabó hace días, preludio de un otoño que está a la vuelta de la esquina. Mañanas en las que salir de la cama nos va costando un poco más enredados entre las sábanas y finas colchas de entretiempo que empezamos a poner. Mañanas en las que nos sorprendernos preparando el primer café caliente de septiembre. Y mañanas en las que al abrir el armario nos encontramos nuestras faldas y sandalias de verano intentando sobrevivir a la silenciosa invasión de las primeras chaquetas y americanas de otoño.

Sigue leyendo