Vie(r)nes XLV.

Vier(r)nes que te quiero vie(r)nes.

-Ara.

Creative Commons LicenseThis work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

Anuncios

Un año.

Hace un año decidí retomar una pasión dormida, abandonada y casi muerta por una asesina cuyo nombre era yo. Y si escribo era porque poco tiene que ver esa versión mía con la actual, con la que decidió rescatarla en el último momento.

Hace un año vi una película de esas malas que nos gustan a todos, que guardamos en secreto pero que de un modo y otro nos tocan la fibra sensible a través de una escena o una frase. En mi caso no fue una, sino cientos de citas las se quedaron grabadas en mi memoria pero que hasta hoy una de ellas no había cobrado sentido.

Sigue leyendo

Vie(r)nes XLIV.

Vie(r)nes como las golondrinas del poema de Bécquer.

-Ara.

 

Creative Commons LicenseThis work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

Persecución.

Despertamos en un lugar inhóspito todos a la vez. Desconcertados nos miramos unos a otros intentando entender, intentando recordar. Sin mediar palabra nos incorporamos del suelo y alzamos la mirada hacia el cielo azul, quizás demasiado azul, que coronaba los altos pinos del valle.

Fue entonces cuando comprendimos que estábamos atrapados en el mundo real  y sin pensarlo dos veces huimos los unos de los otros perdiéndonos en la espesura del bosque.

Sigue leyendo

Querido Diciembre.

Querido Diciembre:

Es tiempo de hacer balance y despedir otro año más que ha pasado.

Muchos de vosotros lo recordaréis como el mejor vivido hasta la fecha pero otros estaréis deseando cambiar el siete por el ocho. En mi caso no lo puedo considerar el mejor año de mi vida, porque parafraseando al escritor Philip Roth mi mejor año es “uno que todavía no he vivido”, pero tampoco lo puedo considerar como el peor. Por suerte aún no he conocido ningún año que merezca ser borrado del calendario y no creo que llegado el caso lo hiciera porque me gusta aprender de cada mala experiencia, error, o fracaso.

Sigue leyendo