Las nuevas tecnologías y el amor.

El otro día una amiga mía me contaba su experiencia en esto del amor y las nuevas tecnologías. Cansada de buscarlo en bares, cafeterías, bibliotecas, e incluso en viajes, se rindió a la ciencia de la compatibilidad y del mundo virtual por medio de una app para ligar.

Se decidió por una bastante conocida, Tinder, puso unos cuantos datos, un par de fotos bonitas, su localización (muy importante) y a esperar cómodamente en el sofá de su casa. Las solicitudes no tardaron en llegarle e incluso ella también había mandado alguna.

Ahora era el momento de decidirse, o eso es lo que pasaría en el mundo real, porque en este tipo de apps puedes estar ligando con mil chicos a la vez que no pasa nada (es más, raro sería que ellos no estuvieran haciendo los mismo).

En el caso de mi amiga, quedamos una tarde y cerveza en mano, empezamos a examinar y a descartar o aceptar a los diferentes pretendientes. Por un lado, confieso que fue divertido; además que al vivir en una ciudad no muy grande siempre acababa apareciendo algún chico que ya conocíamos o bien amigos de amigos en común, lo que hacía más interesante el cotilleo. Por otro lado, nos dimos cuenta de que estábamos disfrutando de una especie de “rebajas” de chicos. Al fin y al cabo, a la hora de ligar, te estás vendiendo a la otra parte, en un periodo de tiempo relativamente corto o lo que se conoce como primera impresión, para que te compre y te de una oportunidad.

Encontramos todo tipo de chicos, y aunque yo tenía bastantes prejuicios sobre el tema me di cuenta que eran chicos normales, de bares, discotecas y bibliotecas que puedes conocer perfectamente cualquier día; siendo la única diferencia la historia de cómo os conocisteis, cambiando “el cruce de miradas” por “un intercambio de whatsapps”.

Considero que es una forma menos romántica de conocer a alguien, pero no por ello menos válida. En un mundo global como el actual tenemos que adaptarnos e incorporar esta nueva herramienta, aunque una pequeña parte de mi espera encontrarse algún día a un chico que prefiera cambiar la pantalla del móvil por una sonrisa en mitad de la calle.

banksy_mobile-lovers

Autor: Banksy.

He de decir que la historia de mi amiga no acabó bien. Quedó con un chico con el que tenía muchas cosas en común, es más, en broma le decía que era como ella pero en chico. Sin embargo, de la noche a la mañana él le dejo de hablar, sin mediar explicación. Fue entonces cuando nos dimos cuenta del “peligro” de este tipo de apps: el ¿y si consigo algo mejor?, como es un mercado que está abierto las 24 horas al día… Esta mentalidad es lo que provoca las rupturas, infidelidades y los corazones rotos. Por suerte mi amiga esquivó la bala perdida que era ese chico.

-Ara.

Anuncios

2 comentarios en “Las nuevas tecnologías y el amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s