Querido Febrero.

Querido Febrero:

Me has recordado al poema XXXII de Constantino Kavafis, Ítaca; poesía que a lo largo de mi vida he tenido el placer de escuchar, conocer y aprender de ella, pero que hasta este mes no había descubierto otra parte de su significado. Por ello quiero dedicarte mi mes de febrero.

Querida Ítaca:

Hace tiempo que emprendí mi viaje hacia ti.

Al principio no sabía dónde me dirigía y por inercia inocencia seguía caminando. En ese primer tramo aprendí muchas cosas que pese a no saber que significaban las iba guardando instintivamente y hoy en esta etapa de febrero he aprendido de ellas.

Ha sido un mes diferente, una fase del camino muy importante. Ahora lo voy entendiendo todo mi querida Ítaca: el por qué del camino, el por qué del destino.

Por suerte o desventura he visto a mucha gente llegar a su Ítaca, (porque aunque te llamamos por el mismo nombre, cada uno tenemos nuestra propia Ítaca a la que llegar) y te he comprendido un poco más, un poco mejor.

Cada camino es único. Cada decisión que tomamos o dejamos de tomar construyen el tramo que recorreremos dentro de 10 años, 3 meses o al día siguiente, quien sabe, no tenemos un camino de baldosas amarillas como Dorothy pero si un destino.

Y cuando llegas, sé que todo es tranquilidad y felicidad, y como le pasa al campesino ante la ley de Kafka; comprendes que solo es para ti, que pese a compartir etapas de tu camino con tu familia y amigos, tanto el primero como el último paso son tuyos.

Para todos los que estáis en el camino, para todos los que habéis llegado.

Feliz Marzo,

-Ara.

Itaca, Kavafis:

Si vas a emprender el viaje hacia Itaca
pide que tu camino sea largo,
rico en experiencia, en conocimiento.

A Lestrigones y a Cíclopes,
o al airado Poseidón nunca temas,
no hallarás tales seres en tu ruta
si alto es tu pensamiento y limpia
la emoción de tu espíritu y tu cuerpo.

A Lestrigones ni a Cíclopes,
ni al fiero Poseidón hallarás nunca,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no es tu alma quien ante ti los pone.

Pide que tu camino sea largo.
Que numerosas sean las mañanas de verano
en que con placer, felizmente
arribes a bahías nunca vistas;
detente en los emporios de Fenicia

y adquiere hermosas mercancías,
madreperla y coral, y ámbar y ébano,
perfumes deliciosos y diversos,
cuanto puedas invierte en voluptuosos y delicados perfumes;
visita muchas ciudades de Egipto
y con avidez aprende de sus sabios.

Ten siempre a Itaca en la memoria.
Llegar allí es tu meta.
Mas no apresures el viaje.
Mejor que se extienda largos años;
y en tu vejez arribes a la isla
con cuanto hayas ganado en el camino,
sin esperar que Itaca te enriquezca.

Itaca te regaló un hermoso viaje.
Sin ella el camino no hubieras emprendido.
Mas ninguna otra cosa puede darte.

Aunque pobre la encuentres, no te engañará Itaca.
Rico en saber y vida, como has vuelto,
comprendes ya qué significan las Itacas.

Anuncios

2 comentarios en “Querido Febrero.

  1. Pingback: Un beso para Octubre. | La Chica de Octubre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s