Lo que La La Land nos enseña.

I felt it from the first embrace I shared with you
That now our dreams
They’ve finally come true.

Pasado el fenómeno La La Land y después de más de un mes esperando, POR FIN pude ir a verla.

Al principio tenía miedo de que me decepcionara, porque aunque evité toda clase de spoilers, la curiosidad mató al gato y alguna que otra crítica si que leí para ir un poco más documentada y juzgar si era merecedora de todas las ovaciones y premios que había recibido.

Antes de continuar, he de decir que mi valoración no va a ser muy objetiva, puesto que como amante de los musicales, gracias a Disney y su Mary Poppins, me tienen encandilada desde el primer minuto; pero el efecto La La Land es de otro planeta y superó con creces todas las expectativas que se habían generado en torno a ella y las que yo misma me había formado.

Me tiene completamente enamorada. Tanto la historia entre Mia y Sebastian, la GRAN banda sonora, los números de baile, el color, el método de grabación, los pequeños guiños hacia otros musicales… TODO me encanta.

Pese a las críticas negativas que últimamente estoy leyendo en otros blogs o medios de comunicación (intentando obviar mi parte fan), considero que es un musical muy real y sin edulcorar que te hace reflexionar.

A diferencia de musicales en los que todo acaba bien, La La Land nos enseña que es posible que no consigas todo de la forma que tu quieres, o que no lo vivas al mismo tiempo. Que hay que hacer pequeños sacrificios por el camino, aunque a veces sea el perjudicado el corazón. Que lo que no pudo ser, era porque estaba destinado a no serlo y que hay que aceptarlo, aunque de vez en cuando miremos por la ventana del pasado a través de una canción, una carta o un regalo, preguntándonos por lo que pudo haber sido.

La historia lineal y sencilla entre los protagonistas nos permite empatizar con ellos, nos acerca a lo cotidiano dejando la “magia” para los números musicales llenos de color y los solos de piano, convirtiéndolos en los verdaderos protagonistas.

Sin dejar de ser una película que emula a los grandes clásicos, transmitiéndonos vendiéndonos el sueño americano, merece la pena ir a verla. Incluso y me duele decirlo, si no os gustan los musicales la tenéis que ver aunque sea prescindiendo de alguno de sus números, salvo el último que seguro que os ablanda el corazón.

Os garantizo que disfrutareis de una historia diferente, con unos Sebastian y Mia que perfectamente podrían ser vosotros, nosotros, e incluso tú y yo.

-Ara.

 

Anuncios

Un comentario en “Lo que La La Land nos enseña.

  1. Pingback: Querido Marzo. | La Chica de Octubre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s