Querido Agosto.

Querido verano: llegaste, viste y venciste.

Llegaste lleno de promesas, viste innumerables puestas de sol y venciste todas las expectativas. Porque cuando se esta de vacaciones todo parece es más bonito. El sol brilla con mayor intensidad, la comida sabe mejor y las horas en buena compañía se te escapan como arena entre los dedos. Y aunque intentas guardar, recolectar y capturar todos esos momentos en un frasco de cristal, en una fotografía o en un beso bajo el agua, septiembre siempre se adelanta.

El verano está para vivir todo aquello que durante el año vas posponiendo. Hay personas que deciden irse de vacaciones entre libros pasando una semana en Oxford resolviendo crímenes, o viajando a la Rusia de 1812 para conocer a Natasha y Andrei en tiempos de Guerra y Paz. En cambio, otras prefieren disfrutar de un desayuno con diamantes, a las cuatro de un café en el Central Perk, a las siete de una cerveza en el MacLaren’s y a las ocho quedar a cenar con Carrie y sus amigas por el centro Nueva York.

Porque en verano todo es posible.

Yo confieso que he hecho un poco de todo. Me he visto envuelta en una historia dos ciudades con “reyes de ancha mandíbula y reinas de caras vulgares y bonitas”, en una trama de asesinato, vecinos y escaleras en Madrid, he disfrutado de un invierno anticipado por las tierras de Invernalia y he pasado los últimos días bajo el sol de la Toscana.

Pero ahora toca volver a la realidad. Recoger los sombreros, bikinis, y gafas de sol. Despedirte de tus amigos y celebrar las últimas cenas en las que todos estáis morenos y descansados, mientras lo inmortalizáis en una foto para las redes sociales.

También es hora de decir adiós a los amores de verano, y si no lo habéis tenido eso que os ahorráis, como dice Carlos del Amor. Y aunque para los más románticos, como mi amiga Sena Gascoli siempre quede la esperanza de que en un futuro ese amor de verano pueda ser uno de otoño, de invierno y de primavera, para los más racionales se acabará convirtiendo en un amor de postal, como escribe Besos de versos, que huele a verano y sabe a sal y cuando llega el invierno se viste de recuerdos.

Yo este año he tenido uno de esos de los que tienes que dejar atrás junto con la playa y el mar, sin postales ni futuros otoños, tan solo con la vaga promesa de un reencuentro el próximo verano.

Hasta el año que viene agosto.

-Ara.

El escritor Philip Roth, a la pregunta de cuál había sido su mejor verano respondió: “uno que todavía no he vivido”.

 

 

 

 

 

Anuncios

4 comentarios en “Querido Agosto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s