Querido Junio.

Querido Junio:

¡Qué bonito ha sido vivirte pero qué difícil escribirte! y qué cierta la frase de que el tiempo pasa volando cuando se está bien.

Durante tus apenas 30 días me has dado tanto que no sé cómo agradecértelo.

Sigue leyendo

Anuncios

Querido Mayo.

Querido Mayo:

Has sido un mes de contrastes. De rutinas y de planes improvisados. De un quiero pero no puedo. De vivir en verano por la mañana y en otoño por la tarde. He pasado de no tener suficientes horas al día, a tener demasiado tiempo libre. De tener sueño(s) a no tenerlo(s) y de volverlos a recuperar. De un contigo pero sin ti.

Sigue leyendo

Querido Abril.

Querido Abril:

Siento el retraso de tu carta. Sé que la estabas esperando desde la semana pasada pero no puedo evitar usar el correo tradicional y esas grandes cajas amarillas, que siguen existiendo, llamados buzones para comunicarme contigo.

Y tú te preguntarás, ¿y por qué este trato especial? Porque tú también lo tienes conmigo. Tú y tu amigo “destino” que quiere que abril me traiga nuevas vivencias que contar pero que después de 4 años recolectándolas me he dado cuenta que me quita mucho más de lo que me da.

Sigue leyendo

Querido Marzo.

Querido Marzo:

Este año te has propuesto no pasar desapercibido y lo has conseguido. Me engañaste con la promesa de una primavera temprana que hizo que bajara junto con mis abrigos y botas de invierno, la guardia.

Mientras (te) escribo y rememoro todo lo que hemos vivido me doy cuenta que tus primero días fueron confusos, días de “cajón de sastre” que digo yo, donde se juntaron noches de chaqueta y amigos, de cenas informales en bares pequeños y de “romper las cadenas en dura lucha por libre ser“.

Sigue leyendo

Querido Febrero.

Querido Febrero:

Marzo ha irrumpido con fuerza dejándote con 28 días pero tú no te has acobardado y le has plantado cara. Has traído el invierno y nos has hecho sentir frío de verdad cubriendo nuestras ciudades con un manto blanco de nuevos inicios.

Desde el primer día no has hecho más que traerme regalos en forma de sueños, despertando ambiciones que creía dormidas y enfrentándome a mis miedos. Me empujaste, sin previo aviso, dentro de una nueva aventura que si sale bien supondrá un gran punto de inflexión en mi vida, ese soplo de aire fresco que tanto buscaba sin saberlo.

Sigue leyendo

14 de febrero.

Querido 14 de febrero:

¿Qué nos ha pasado? Recuerdo que hace unos años nos llevábamos muy bien ¿y tú? ¿Te acuerdas de nuestro pacto secreto? ¿ese por el que tú que me traías flores a casa, cartas al buzón y al chico de la sonrisa perfecta al portal?

Sé que ha pasado el tiempo y reconozco que he cambiado, bueno los dos lo hemos hecho, pero ya sabes lo mucho que me gusta que de vez en cuando rescates a esa Julieta que sobrevive en mi; y hoy es uno de esos días.

Sigue leyendo

Querido Enero.

Querido Enero:

Eres el mes de los comienzos, de los nuevo propósitos, de los labios rojos y de las copas de champán. Eres un mes que empieza por todo lo alto y este año no ibas a ser menos.

A diferencia de tu predecesor no te estrenaste en una gran fiesta, sino que te cambiamos por una reunión de amigos, una cena tranquila y unas uvas accidentadas. Porque qué sería la vida sin una o dos uvas de más o de menos.

Sigue leyendo