14 de febrero.

Querido 14 de febrero:

¿Qué nos ha pasado? Recuerdo que hace unos años nos llevábamos muy bien ¿y tú? ¿Te acuerdas de nuestro pacto secreto? ¿ese por el que tú que me traías flores a casa, cartas al buzón y al chico de la sonrisa perfecta al portal?

Sé que ha pasado el tiempo y reconozco que he cambiado, bueno los dos lo hemos hecho, pero ya sabes lo mucho que me gusta que de vez en cuando rescates a esa Julieta que sobrevive en mi; y hoy es uno de esos días.

Sigue leyendo

Anuncios

Querido Enero.

Querido Enero:

Eres el mes de los comienzos, de los nuevo propósitos, de los labios rojos y de las copas de champán. Eres un mes que empieza por todo lo alto y este año no ibas a ser menos.

A diferencia de tu predecesor no te estrenaste en una gran fiesta, sino que te cambiamos por una reunión de amigos, una cena tranquila y unas uvas accidentadas. Porque qué sería la vida sin una o dos uvas de más o de menos.

Sigue leyendo

Límites.

Las decisiones que tomamos determinan nuestra vida; las oportunidades que dejamos pasar también. Pero esta vez me armé de valor y aposté por decir que si, por arriesgarme contigo porque como se dice “quien no arriesga no gana”.

Estaba cansada de esperar, pero de esperar ¿el qué?, ¿a quién? Ni yo misma lo sabía. Ni yo misma lo sé. Así que decidí volver a la casilla de salida, empezar de cero, a volver a ilusionarme contigo.

Sigue leyendo

Un año.

Hace un año decidí retomar una pasión dormida, abandonada y casi muerta por una asesina cuyo nombre era yo. Y si escribo era porque poco tiene que ver esa versión mía con la actual, con la que decidió rescatarla en el último momento.

Hace un año vi una película de esas malas que nos gustan a todos, que guardamos en secreto pero que de un modo y otro nos tocan la fibra sensible a través de una escena o una frase. En mi caso no fue una, sino cientos de citas las se quedaron grabadas en mi memoria pero que hasta hoy una de ellas no había cobrado sentido.

Sigue leyendo

Querido Octubre.

Querido Octubre:

Este año decidiste despertarme con uno de esos besos to the moon and back y volviste a sacar lo mejor de mi. Como siempre, juntos hemos (re)conocido a las personas que merecen la pena y queremos tener en nuestras noches y días y nos dimos cuenta que ya no estabas entre ellas.

Por muchas veces que te empeñes en volver si el destino no tiene espacio para mí en tu vida, sé más valiente y suéltame, sigue el camino de tus recuerdos y quédate con ellos. Ya hemos jugado durante demasiado tiempo y no tenemos nuevos trucos ni nuevas trampas con los que sorprender(nos). Nos (des)conocemos demasiado bien como para reanudar una partida que está en jaque mate.

Sigue leyendo

Tú a Boston y yo…

Maldita distancia.

Maldita distancia que nos impide empezar a ser nosotros mismos. Un nosotros en plural, un nosotros de volver a conocernos, de segundas oportunidades que te concede la vida o el destino, llámalo como quieras.

Nos conocimos en un tramo del camino breve pero compartido. Tú tomaste el lado izquierdo y yo el derecho y nos despedimos con un “hasta pronto” que se nos resistió durante dos años de tomar decisiones opuestas pero que hoy nos han traído de nuevo aquí, a volver a compartir por unos meses la misma ciudad.

Sigue leyendo

Las noches y sus días.

Hay días en los que no te levantarías de la cama; en los que, como dice un amigo mío, te despiertas pensando en la siesta de después de comer. No tienen por qué ser días de un color determinado, aunque seguramente Holly Golightly los describiría como azules, entre los negros y los rojos.

“Se tiene un día negro porque una se engorda o porque ha llovido demasiado, estás triste y nada más. Pero los días rojos son terribles, de repente se tiene miedo y no se sabe porqué”.

-Desayuno con diamantes.

Sigue leyendo