Querida Julieta.

Querida Julieta:

El año pasado le escribí una carta a mi querido 14 de febrero en la que le pedía que no se olvidara de ti, de esa Julieta que vive en nuestro interior y a la que le gusta recibir ramos de flores, encontrar cartas en el buzón y salir con chicos de sonrisas (im)perfectas que la esperan en el portal. Y a cambio yo me comprometía a que no pasaras más san valentines en casa.

Sin embargo aquí me tienes, en pijama, sin maquillaje y con el típico moño de “estar por casa” aporreando las teclas del ordenador.

Sigue leyendo

Anuncios

Querido Noviembre.

Querido Noviembre:

Me vuelvo a encontrar en la misma situación de hace un par de mesesNo sé cómo escribirte (ni escribir en general).

Siento que este vuelva a ser un tema recurrente pero no encuentro la forma de ver la luz al final del túnel. Y el problema no es que no sepa como transmitir mis sentimientos, relatos o reflexiones; es que directamente ¡no tengo ideas!

Sigue leyendo

Querido Octubre.

Querido Octubre:

Déjame que esta vez sea yo la que te cuente una historia.

Una historia que un día de octubre decidió volver del pasado al presente, o ir del presente al pasado no lo sé, pero que en cuanto llamó a mi puerta la reconocí inmediatamente como si se tratara de una vieja amiga.

Sigue leyendo

Querido Septiembre.

Querido Septiembre:

No sé muy bien como empezar esta carta. Llevo semanas posponiendo(te) pero los días iban pasando y las palabras seguían sin ordenarse en este folio en blanco digital.

Así que aquí estamos, un mes más sentados frente a frente, solos tú y yo ¿estás preparado?

Sigue leyendo

Querido Abril.

Querido Abril:

Siento el retraso de tu carta. Sé que la estabas esperando desde la semana pasada pero no puedo evitar usar el correo tradicional y esas grandes cajas amarillas, que siguen existiendo, llamados buzones para comunicarme contigo.

Y tú te preguntarás, ¿y por qué este trato especial? Porque tú también lo tienes conmigo. Tú y tu amigo “destino” que quiere que abril me traiga nuevas vivencias que contar pero que después de 4 años recolectándolas me he dado cuenta que me quita mucho más de lo que me da.

Sigue leyendo

Querido Marzo.

Querido Marzo:

Este año te has propuesto no pasar desapercibido y lo has conseguido. Me engañaste con la promesa de una primavera temprana que hizo que bajara junto con mis abrigos y botas de invierno, la guardia.

Mientras (te) escribo y rememoro todo lo que hemos vivido me doy cuenta que tus primero días fueron confusos, días de “cajón de sastre” que digo yo, donde se juntaron noches de chaqueta y amigos, de cenas informales en bares pequeños y de “romper las cadenas en dura lucha por libre ser“.

Sigue leyendo

Cartas.

A lo largo de la vida nos encontramos con muchos tipos de cartas.

Cartas perdidas o las que creíamos olvidadas que con el tiempo vuelven a nosotros.

Las cartas sin sello o sin remite que escribimos para nosotros mismos o que una vez escrita no reunimos el valor necesario para enviarlas.

Cartas urgentes con buenas o malas noticias, telegráficas o de páginas enteras que nunca acaban. Sigue leyendo