Hablando de… Juliet.

“Dicen que morí”. Así empieza Juliet, la novela escrita por Anne Fortier, que me robó el corazón y me tuvo en vilo desde esta primera frase hasta su punto final; y que hoy os traigo en homenaje a esos eternos y desdichados amantes que en palabras de su creador, William Shakespeare “historia tan triste nunca hubo como ésta de Julieta y Romeo”.

Juntos descubriremos una versión distinta y más moderna de dicha tragedia desarrollada a caballo entre la Edad Media y la actualidad, en una ciudad que poco tiene que ver con la Verona en la que Shakespeare se inspiró y dos familias cuyos apellidos, Tolomei y Mariscotti, distan de los famosos Capuleto y Monstesco que han llegado a nuestros días, pero que sin embargo están más conectados de lo que parece…

¿Estáis listos para conocer a los verdaderos Romeo y Julieta? Sigue leyendo

Deseos de sueños imposibles.

Es curioso cómo la mente y sobretodo nuestra imaginación juegan con nosotros llegándose a separar tanto de la realidad que al final consiguen que por las noches volvamos a refugiarnos en ellas.

Eso es lo que le sucedía a nuestra protagonista. Desde que tenía uso de razón siempre le había gustado jugar a imaginar un día concreto, normalmente elegía fechas importantes como cumpleaños, vacaciones o aniversarios y las semanas previas al acontecimiento, los recreaba una y otra vez en su imaginación hasta que caía dormida.

Sigue leyendo

¿No es romántico?

Esta semana he tenido la fortuna de poder disfrutar de una buena conversación; de esas en las que hablas de todo un poco: de la vida en general, del trabajo, de los estudios incluso de los planes tanto a corto como a largo plazo.

Una conversación sin censuras y a corazón abierto.

Sigue leyendo

“No es por ti, es por mi”.

Transitan por la calle miles de mujeres, hay mujeres en cualquier parte; pero es “ésa” a la que él quiere; “ésa”, con su boca y sus ojos y sus palabras, “ésa” nada más. Y no puede buscarla porque sabe que para ella, él no es “ése”.

Es muy difícil darte cuenta que ese chico no está hecho para ti, que no es “ése” al que andabas buscando a pesar de que él crea que tú si que eres “ésa”; pero no lo eres y ahora te toca explicarle qué ha pasado, por qué no ha funcionado.

Sigue leyendo

Liebster Awards.

La temporada de premios ha empezado. En Enero fueron los Globos de Oro, seguidos de los Premios de la Crítica Cinematográfica (Critics’ Choice) y los Grammy. Febrero se estrenó con los Premios Goya en España y con los BAFTA ingleses para culminar en marzo con la entrega de los Oscars.

Por eso, esta semana os traigo los Liebster Awards de la mano de Historias de Reyes. En primer lugar, y como en toda entrega de premios, tengo que agradecer a Mònica que haya pensado en mi y me haya brindado la oportunidad de entrar en estos premios. Confieso que somos seguidoras desde hace tiempo y os invito a que os paséis por su divertido blog donde encontraréis tags, reflexiones, recomendaciones y mucho más.

Sigue leyendo

Querido Enero.

Querido Enero:

Eres el mes de los comienzos, de los nuevo propósitos, de los labios rojos y de las copas de champán. Eres un mes que empieza por todo lo alto y este año no ibas a ser menos.

A diferencia de tu predecesor no te estrenaste en una gran fiesta, sino que te cambiamos por una reunión de amigos, una cena tranquila y unas uvas accidentadas. Porque qué sería la vida sin una o dos uvas de más o de menos.

Sigue leyendo

El mecánico del corazón.

Hace mucho tiempo que el verano no llega a Ciudad Corazón. Están sumidos en el invierno más frío y persistente que jamás habían conocido: el del corazón.

Muchos de sus habitantes ya nacieron con el corazón congelado, pero en cambio, a otros se les fue helando poco a poco. Fue un proceso lento y suave como el viento cálido y luminosos que una mañana se va templando hasta convertirse en niebla y oscuridad. Los habitantes de Ciudad Corazón no se dieron cuenta hasta que sus ríos se convirtieron en hielo, las casas se cerraron y las calles quedaron desiertas.

Sigue leyendo

Límites.

Las decisiones que tomamos determinan nuestra vida; las oportunidades que dejamos pasar también. Pero esta vez me armé de valor y aposté por decir que si, por arriesgarme contigo porque como se dice “quien no arriesga no gana”.

Estaba cansada de esperar, pero de esperar ¿el qué?, ¿a quién? Ni yo misma lo sabía. Ni yo misma lo sé. Así que decidí volver a la casilla de salida, empezar de cero, a volver a ilusionarme contigo.

Sigue leyendo