Persecución.

Despertamos en un lugar inhóspito todos a la vez. Desconcertados nos miramos unos a otros intentando entender, intentando recordar. Sin mediar palabra nos incorporamos del suelo y alzamos la mirada hacia el cielo azul, quizás demasiado azul, que coronaba los altos pinos del valle.

Fue entonces cuando comprendimos que estábamos atrapados en el mundo real  y sin pensarlo dos veces huimos los unos de los otros perdiéndonos en la espesura del bosque.

Sigue leyendo

Anuncios

Escritoras.

Aprende de Jane Austen a diferenciar entre Orgullo y Prejuicio. Acompaña a La señora Dalloway en un día de su vida y conoce a la verdadera Virginia Woolf en Orlando.

Sumérgete en el mágico mundo de J.K. Rowling y descubre que hacer ante una Vacante imprevista. 

Averigua quien fue el último de los Diez negritos o por qué No quedó ninguno e investiga junto a Hércules Poirot y su creadora Agatha Christie el Asesinato en el Orient Express. Aunque si decides continuar el trayecto te encontrarás con La chica del tren de Paula Hawkins y la pluma de Julia Navarro te apuntará en Dispara, yo ya estoy muerto.

Sigue leyendo

La despensa.

Cuando fue a comprar el piso en el que ahora vivía, una de las primeras cosas que más le llamaron la atención fue la gran despensa que comunicaba la terraza con la cocina.

-Era perfecta -pensó. Y sin apenas mirar el resto del inmueble cerró el trato.

Desde pequeña le fascinaban esos cuartuchos donde la gente guardaba cientos de botes, cajas, botellas… y secretos. Pero su verdadera afición hacia las despensas nació hace un par de meses atrás.

Sigue leyendo

Espejo.

Corría con desesperación por las estrechas calles de la ciudad. El frío y la cerrada noche no auguraban nada bueno pues el tiempo se le acababa, pero también eran su mejor aliado para pasar desapercibida.

Frenó de su alocada carrera en el portal más oscuro que encontró. No sabía cuanto tiempo llevaba corriendo pero no podía permitir que sus piernas flaquearan ahora; necesitaba todas sus fuerzas para continuar. Menos mal que hacía dos meses que había decidido ponerse en forma, bueno ella no lo había decidido, a decir verdad, odiaba el gimnasio, pero ahora podría ser su salvación.

Sigue leyendo

Sogno.

No recordaba cómo había llegado hasta allí. Ni tan siquiera reconocía el lugar donde se encontraba: al pie de una gran escalera, digna de un palacio veneciano, que daba acceso a través de su cristalina puerta a una sala de baile.

De repente, la escalera y la sala se fueron desvaneciendo para crear un nuevo escenario en el que ella se convirtió en protagonista y espectadora al mismo tiempo. Podía ver como sonreía y escuchar como su risa estaba acompañada por la de alguien más, por la de él mientras le susurraba un cómplice “a las ocho”.

Sigue leyendo

Microcarta VII.

Una vez leída y terminada la obra, San Jorge y el Dragón se hicieron amigos y la princesa volvió a su torre para seguir escribiendo su historia sin más héroes ni dragones.

-Ara.

Creative Commons LicenseThis work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

El Escritor / The Writer.

Cae la noche y el humilde escritor baja las persianas de su estudio para, como cada noche, reencontrarse con ella. Tan frágil, tan etérea y tan perfecta, pero a su vez tan volátil. Nunca sabe cuando llegará, ni cuando llamará a su puerta que permanece siempre cerrada salvo para ella.

Pasa las noches en vela, esperándola sin importarle la fugacidad de su encuentro porque el hecho de tenerla lo es todo para él.

Ella, sigilosa y prudente como la noche se acerca temerosa y observa al escritor sentado en su mesa alumbrada por la tenue luz de un candil. Sabe que la espera, pero esta vez será diferente y se prepara para su último encuentro.

Sigue leyendo