The boy next door.

Llevo demasiados días atrapada entre mis propias letras. Enredada con mis pensamientos sin saber cómo describir(te). Una entrada que se presumía “fácil” me ha desvelado noches e incluso mañanas. No daba con la fórmula exacta porque no te estaba reconociendo.

Todos estos días te he tenido frente a mi; cuando nos cruzábamos en el semáforo, comprando el pan o incluso en el trabajo. Y como siempre sucede, un día sin importancia me di cuenta que eras tú.

Sigue leyendo

Anuncios

Barcelona.

Los veranos en Barcelona siempre eran especiales. Cada año descubría una Barcelona distinta y una nueva sonrisa con la que pasear.

El primer verano se perdió de la mano de Carles por el Parque Güell, conoció la noche de la sala Razzmatazz con Pau y contempló la ciudad desde la altura del Tibidabo con Albert. El segundo amaneció en la Barceloneta con Guillem, paseó por el Barri Gòtic con Roger y buscó con Joan el silencio de Santa María del Mar. Al verano siguiente conquistó Montjuic con Manel, fotografió el Arc de Triomf con Lluís y buceó entre las salas del Aquarium con Xavi. El último verano se enamoró de Sergi en la estrecha calle dels Petons. Y este año se (re)encontró con Albert y su mirada en la Noche de San Juan.

Sigue leyendo

Domingos.

Ya es domingo. Un domingo más en la que tu ausencia es la protagonista, o un domingo menos de resaca.

Si tuviera que decidir cuál es el día de la semana más aburrido elegiría los domingos, sobretodo sus tardes. Tardes que para mi siempre son grises ya sea verano o invierno. Tardes de sofing y películas tontas que te hacen reír o llorar bajo la manta o en tirantes. Tardes de verte en línea y no hablarte. Tardes de esperar un mensaje, el tuyo. Tardes en las que quiero cambiar un domingo conmigo por un domingo contigo.

Sigue leyendo

Querido Abril.

Querido Abril:

Siento el retraso de tu carta. Sé que la estabas esperando desde la semana pasada pero no puedo evitar usar el correo tradicional y esas grandes cajas amarillas, que siguen existiendo, llamados buzones para comunicarme contigo.

Y tú te preguntarás, ¿y por qué este trato especial? Porque tú también lo tienes conmigo. Tú y tu amigo “destino” que quiere que abril me traiga nuevas vivencias que contar pero que después de 4 años recolectándolas me he dado cuenta que me quita mucho más de lo que me da.

Sigue leyendo

Fuiste tú quien robó mi mes de abril III.

Si seguís el blog desde hace un tiempo, os habréis dado cuenta que vivo enamorada de las sonrisas, que desde hace unos años tengo un pequeño “problema” con los meses de abril y que los acentos extranjeros son mi perdición.

Fuiste tú quien robó mi mes de abril empezó sin querer, al igual que las buenas historias que un día llaman a tu puerta para quedarse, y al final se ha convertido en un habitual de este mes. Por eso, para que comprendáis mejor su origen y la fijación que tiene el destino en unirnos, os invito a que leáis a mis meses de abril I y II .
Sigue leyendo

El amor y las nuevas tecnologías.

El otro día una amiga mía me contaba su experiencia en esto del amor y las nuevas tecnologías. Cansada de buscarlo en bares, cafeterías, bibliotecas, e incluso en viajes, se rindió a la ciencia de la compatibilidad y del mundo virtual por medio de una app para ligar.

Se decidió por una bastante conocida, Tinder, puso unos cuantos datos, un par de fotos bonitas, su localización (muy importante) y a esperar cómodamente en el sofá de su casa. Las solicitudes no tardaron en llegarle e incluso ella también había mandado alguna.

Ahora era el momento de decidirse, o eso es lo que pasaría en el mundo real, porque en este tipo de apps puedes estar ligando con mil chicos a la vez que no pasa nada (es más, raro sería que ellos no estuvieran haciendo los mismo). Sigue leyendo

Cartas.

A lo largo de la vida nos encontramos con muchos tipos de cartas.

Cartas perdidas o las que creíamos olvidadas que con el tiempo vuelven a nosotros.

Las cartas sin sello o sin remite que escribimos para nosotros mismos o que una vez escrita no reunimos el valor necesario para enviarlas.

Cartas urgentes con buenas o malas noticias, telegráficas o de páginas enteras que nunca acaban. Sigue leyendo