Vie(r)nes LXVI.

Se me olvida que no me quieres sobre todo cuando es vie(r)nes.

-Perdona (Ahora sí que sí) de Carolina Durante.

-Ara.

Creative Commons LicenseThis work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

Anuncios

Querido Octubre.

Querido Octubre:

Déjame que esta vez sea yo la que te cuente una historia.

Una historia que un día de octubre decidió volver del pasado al presente, o ir del presente al pasado no lo sé, pero que en cuanto llamó a mi puerta la reconocí inmediatamente como si se tratara de una vieja amiga.

Sigue leyendo

“No es por ti, es por mi”.

Transitan por la calle miles de mujeres, hay mujeres en cualquier parte; pero es “ésa” a la que él quiere; “ésa”, con su boca y sus ojos y sus palabras, “ésa” nada más. Y no puede buscarla porque sabe que para ella, él no es “ése”.

Es muy difícil darte cuenta que ese chico no está hecho para ti, que no es “ése” al que andabas buscando a pesar de que él crea que tú si que eres “ésa”; pero no lo eres y ahora te toca explicarle qué ha pasado, por qué no ha funcionado.

Sigue leyendo

The boy next door.

Llevo demasiados días atrapada entre mis propias letras. Enredada con mis pensamientos sin saber cómo describir(te). Una entrada que se presumía “fácil” me ha desvelado noches e incluso mañanas. No daba con la fórmula exacta porque no te estaba reconociendo.

Todos estos días te he tenido frente a mi; cuando nos cruzábamos en el semáforo, comprando el pan o incluso en el trabajo. Y como siempre sucede, un día sin importancia me di cuenta que eras tú.

Sigue leyendo

Barcelona.

Los veranos en Barcelona siempre eran especiales. Cada año descubría una Barcelona distinta y una nueva sonrisa con la que pasear.

El primer verano se perdió de la mano de Carles por el Parque Güell, conoció la noche de la sala Razzmatazz con Pau y contempló la ciudad desde la altura del Tibidabo con Albert. El segundo amaneció en la Barceloneta con Guillem, paseó por el Barri Gòtic con Roger y buscó con Joan el silencio de Santa María del Mar. Al verano siguiente conquistó Montjuic con Manel, fotografió el Arc de Triomf con Lluís y buceó entre las salas del Aquarium con Xavi. El último verano se enamoró de Sergi en la estrecha calle dels Petons. Y este año se (re)encontró con Albert y su mirada en la Noche de San Juan.

Sigue leyendo

Domingos.

Ya es domingo. Un domingo más en la que tu ausencia es la protagonista, o un domingo menos de resaca.

Si tuviera que decidir cuál es el día de la semana más aburrido elegiría los domingos, sobretodo sus tardes. Tardes que para mi siempre son grises ya sea verano o invierno. Tardes de sofing y películas tontas que te hacen reír o llorar bajo la manta o en tirantes. Tardes de verte en línea y no hablarte. Tardes de esperar un mensaje, el tuyo. Tardes en las que quiero cambiar un domingo conmigo por un domingo contigo.

Sigue leyendo