Querido Diciembre.

Querido Diciembre:

Eres el mes de las cuentas atrás, calendarios de adviento y reencuentros, muchos reencuentros. Pero también eres el mes de los finales; y hoy, a 17 de enero de 2019, he decidido cerrar una etapa en el blog.

Sigue leyendo

Anuncios

Echar de menos.

Echo de menos despertarme entre tus sábanas,

Echo de menos mirarme en el espejo y verte detrás,

Echo de menos tu sonrisa,

Sigue leyendo

“No es por ti, es por mi”.

Transitan por la calle miles de mujeres, hay mujeres en cualquier parte; pero es “ésa” a la que él quiere; “ésa”, con su boca y sus ojos y sus palabras, “ésa” nada más. Y no puede buscarla porque sabe que para ella, él no es “ése”.

Es muy difícil darte cuenta que ese chico no está hecho para ti, que no es “ése” al que andabas buscando a pesar de que él crea que tú si que eres “ésa”; pero no lo eres y ahora te toca explicarle qué ha pasado, por qué no ha funcionado.

Sigue leyendo

Vie(r)nes XXXVII.

Este vie(r)nes cambié de dirección dejando mi llave en el que fue nuestro buzón.

-Ara.
Creative Commons LicenseThis work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

Tú a Boston y yo…

Maldita distancia.

Maldita distancia que nos impide empezar a ser nosotros mismos. Un nosotros en plural, un nosotros de volver a conocernos, de segundas oportunidades que te concede la vida o el destino, llámalo como quieras.

Nos conocimos en un tramo del camino breve pero compartido. Tú tomaste el lado izquierdo y yo el derecho y nos despedimos con un “hasta pronto” que se nos resistió durante dos años de tomar decisiones opuestas pero que hoy nos han traído de nuevo aquí, a volver a compartir por unos meses la misma ciudad.

Sigue leyendo

Fuiste tú quien robó mi mes de abril II.

No quería, o mejor dicho no esperaba, hacer una segunda parte de “fuiste tú quien robó mi mes de abril” , pero me he dado cuenta por vencida y he asumido que los meses de abril jamás me van a pertenecer.

Conocí a mi segundo mes de abril en marzo, por casualidad y sin pensar que algún día llegaría a ser el protagonista de estas líneas.

Sigue leyendo