Querido Julio.

Querido Julio:

Dicen que la primavera la sangre altera pero eso es porque no te conocen.

Un mes que en su inicio se presentaba monótono y aburrido se transformó en un déjà vu por tu (vuestras) presencia(s), las de mis dos meses de abril favoritos.

Me has hecho retroceder en el tiempo y revivir aquel julio de hace tantos años, volver a vicios del pasado y repetirlos de forma inconsciente; aunque esta vez decidí que la historia tendría otro narrador.

Sigue leyendo

Querido Junio.

Querido Junio:

Pasaste por mi lado y ni siquiera te diste cuenta. Me trataste como a una (des)conocida más que pasea y se pierde entre la multitud.

Es verdad que ha pasado un año desde que compartíamos noches de insomnio y libros hasta la madrugada, pero aún seguimos siendo los mismos… o eso creía yo, hasta que nos vi disfrutando de esas noches por separado.

Sigue leyendo

Querido Mayo.

Querido Mayo:

Me has enseñado que las teorías son demostrables y que cuando no buscas encuentras, o mejor dicho, te encuentran.

Gracias a ti he podido probar una teoría que llevaba tiempo rondando por mi cabeza y que ha sido objeto de debate con mis amigos (en más ocasiones de las que me gustaría admitir), pero que todos hemos sufrido alguna vez. Me refiero a la teoría de la existencia de ese sexto sentido u olfato que tienen algunas personas para aparecer o reaparecer en el momento más preciso inconveniente de tu vida.

Sigue leyendo

Querido Abril.

Querido Abril:

Desde que te conocí siempre te he perdido, nunca me has pertenecido, pero esta vez el tiempo y yo te hemos engañado.

Al principio, con la llegada de la Semana Santa, las “vacaciones” ( y si digo “vacaciones” entre comillas porque apenas he tenido un par de días), y el buen tiempo me volviste a ilusionar. Llamaste a mi ventana con luz, flores, y noches de copas hasta la madrugada. Como todos los años me empezabas a conquistar.

Sigue leyendo

Querido Marzo.

Querido Marzo:

Has sido el mes de los musicales, de los primeros días de primavera, de guardar la ropa de invierno y los recuerdos del frío para dejar espacio a las cazadoras y a todo lo que está por venir. Has sido el mes del terraceo de las 8 de la tarde. Has sido un mes con una hora menos pero lleno de cumpleaños y reencuentros que celebrar. Has sido un marzo sin Semana Santa pero no por ello menos especial.

Sigue leyendo

Querido Febrero.

Querido Febrero:

Me has recordado al poema XXXII de Constantino Kavafis, Ítaca; poesía que a lo largo de mi vida he tenido el placer de escuchar, conocer y aprender de ella, pero que hasta este mes no había descubierto otra parte de su significado. Por ello quiero dedicarte mi mes de febrero.

Sigue leyendo

14 de febrero.

Querido 14 de febrero:

¿Qué nos ha pasado? Hace unos años nos llevábamos muy bien. Teníamos nuestro pacto secreto por el que tú que me traías flores a casa, cartas al buzón y al chico de la sonrisa perfecta al portal, pero ahora, ¿dónde están? ¿dónde estás?

Reconozco que he cambiado, que hemos cambiado pero ya sabes lo mucho que me gusta que rescates de vez en cuando a esa chica romántica que aun sobrevive en el cajón, y hoy es uno de esos días.

Sigue leyendo