Cerrado por vacaciones.

Le preguntaron por qué no cerraba por vacaciones y ella les contestó que la inspiración no conoce ni concede descanso.

-Ara

Anuncios

Guantes negros.

Una mujer entra a su apartamento, es de noche. Lleva guantes negros.

Vacía su bolso encima del escritorio y caen dos monedas de diez centavos y una de cinco. Recoge las de diez y las coloca de vuelta en su monedero mientras pone la de cinco debajo de una botella de whisky.

Se dirige a la cocina donde hay una caja de cerillas con tan solo una adentro. Arroja los guantes a la chimenea y la enciende.

En ese preciso instante suena el teléfono. Contesta y dice: “Nunca en mi vida tuve un par de guantes negros”.

Y se marcha.

-Fragmento extraído de The Last Tycoon.

Microcarta II

A veces me pregunto lo que podríamos haber sido. Si lo nuestro tenía futuro y si aún seguiríamos juntos o si seríamos un fracaso más, pero al menos sabríamos que seríamos un fracaso vivido e intentado.

-Ara.

Microcarta I

– ¿Y qué fue de ese chico? -Preguntó su padre.

– Nada. Ya no hablo con él. –Respondió ella. Pero la verdad era que hacía mucho tiempo que él había tomado esa decisión por los dos.

-Ara.

Miradas.

La mirada es el espejo del alma.

Existen las miradas cálidas, acogedoras, amables y felices que te invitan a entrar, a compartir. Incluso las miradas tristes y nostálgicas son miradas limpias que no tienen miedo a mostrar su dolor o su dicha.

En cambio, también existen otro tipo de miradas, las miradas oscuras. Se trata de miradas recelosas, misteriosas y hundidas, muchas de ellas inescrutables, llenas de dolor, envidia, vanidad… que se esconden tras una falsa máscara, tras una cortina de humo simulando que todo va bien, que no pasa nada.

Sigue leyendo