La respuesta no es la huida.

No sabía cuanto tiempo llevaba en esa situación, huyendo de algo, o de alguien… A estas alturas ya no lo recordaba.

Todo empezó en esa casa de la playa a la que decidimos ir cinco días antes para desconectar y tener tiempo para nosotros. Éramos una pareja normal, o somos porque… ¿Lo seguimos siendo no?– suspiro– La verdad es que no lo sé.

Sigue leyendo

Anuncios

Arriba y abajo.

Esta es una de las muchas historias que no necesitan un final para ser perfectas, que empiezan en un día normal y acaban siendo fuente de inspiración para un escritor.

Como cada día bajaba las escaleras de mi edificio para ir a clase. Siempre con las mismas prisas, poniéndome la cazadora y haciendo malabarismos para que el bolso, el ordenador y las carpetas no se me cayeran al suelo.

Y así fue como entre escaleras, malabares y prisas me tropecé encontré con él.

Sigue leyendo