Fuiste tú quien robó mi mes de abril II.

No quería, o mejor dicho no esperaba, hacer una segunda parte de “fuiste tú quien robó mi mes de abril” , pero me he dado cuenta por vencida y he asumido que los meses de abril jamás me van a pertenecer.

Conocí a mi segundo mes de abril en marzo, por casualidad y sin pensar que algún día llegaría a ser el protagonista de estas líneas.

Sigue leyendo