Querido Diciembre.

Querido Diciembre:

Eres el mes de las cuentas atrás, calendarios de adviento y reencuentros, muchos reencuentros. Pero también eres el mes de los finales; y hoy, a 17 de enero de 2019, he decidido cerrar una etapa en el blog.

Sigue leyendo

Anuncios

Echar de menos.

Echo de menos despertarme entre tus sábanas,

Echo de menos mirarme en el espejo y verte detrás,

Echo de menos tu sonrisa,

Sigue leyendo

Una oportunidad a la vuelta de la esquina.

Murcia, ciudad joven por sus dos campus universitarios, ha sido para mí una vía de escape a la ignorancia y, con ello, una invitación a seguir progresando, aprendiendo, viviendo la vida del estudiante que me dejé en bachillerato aparcada por vacaciones. Llegué casi sin esperarlo y decidí aprovechar desde el primer día esa libertad condicionada a sacarme mis estudios.

Sigue leyendo

Querido Enero.

Querido Enero:

Eres el mes de los comienzos, de los nuevo propósitos, de los labios rojos y de las copas de champán. Eres un mes que empieza por todo lo alto y este año no ibas a ser menos.

A diferencia de tu predecesor no te estrenaste en una gran fiesta, sino que te cambiamos por una reunión de amigos, una cena tranquila y unas uvas accidentadas. Porque qué sería la vida sin una o dos uvas de más o de menos.

Sigue leyendo

Persecución.

Despertamos en un lugar inhóspito todos a la vez. Desconcertados nos miramos unos a otros intentando entender, intentando recordar. Sin mediar palabra nos incorporamos del suelo y alzamos la mirada hacia el cielo azul, quizás demasiado azul, que coronaba los altos pinos del valle.

Fue entonces cuando comprendimos que estábamos atrapados en el mundo real  y sin pensarlo dos veces huimos los unos de los otros perdiéndonos en la espesura del bosque.

Sigue leyendo

Querido Diciembre.

Querido Diciembre:

Es tiempo de hacer balance y despedir otro año más que ha pasado.

Muchos de vosotros lo recordaréis como el mejor vivido hasta la fecha pero otros estaréis deseando cambiar el siete por el ocho. En mi caso no lo puedo considerar el mejor año de mi vida, porque parafraseando al escritor Philip Roth mi mejor año es “uno que todavía no he vivido”, pero tampoco lo puedo considerar como el peor. Por suerte aún no he conocido ningún año que merezca ser borrado del calendario y no creo que llegado el caso lo hiciera porque me gusta aprender de cada mala experiencia, error, o fracaso.

Sigue leyendo