Querida Julieta.

Querida Julieta:

El año pasado le escribí una carta a mi querido 14 de febrero en la que le pedía que no se olvidara de ti, de esa Julieta que vive en nuestro interior y a la que le gusta recibir ramos de flores, encontrar cartas en el buzón y salir con chicos de sonrisas (im)perfectas que la esperan en el portal. Y a cambio yo me comprometía a que no pasaras más san valentines en casa.

Sin embargo aquí me tienes, en pijama, sin maquillaje y con el típico moño de “estar por casa” aporreando las teclas del ordenador.

Sigue leyendo

Anuncios

Querido Noviembre.

Querido Noviembre:

Me vuelvo a encontrar en la misma situación de hace un par de mesesNo sé cómo escribirte (ni escribir en general).

Siento que este vuelva a ser un tema recurrente pero no encuentro la forma de ver la luz al final del túnel. Y el problema no es que no sepa como transmitir mis sentimientos, relatos o reflexiones; es que directamente ¡no tengo ideas!

Sigue leyendo

Querido Octubre.

Querido Octubre:

Déjame que esta vez sea yo la que te cuente una historia.

Una historia que un día de octubre decidió volver del pasado al presente, o ir del presente al pasado no lo sé, pero que en cuanto llamó a mi puerta la reconocí inmediatamente como si se tratara de una vieja amiga.

Sigue leyendo

Una oportunidad a la vuelta de la esquina.

Murcia, ciudad joven por sus dos campus universitarios, ha sido para mí una vía de escape a la ignorancia y, con ello, una invitación a seguir progresando, aprendiendo, viviendo la vida del estudiante que me dejé en bachillerato aparcada por vacaciones. Llegué casi sin esperarlo y decidí aprovechar desde el primer día esa libertad condicionada a sacarme mis estudios.

Sigue leyendo

Barcelona.

Los veranos en Barcelona siempre eran especiales. Cada año descubría una Barcelona distinta y una nueva sonrisa con la que pasear.

El primer verano se perdió de la mano de Carles por el Parque Güell, conoció la noche de la sala Razzmatazz con Pau y contempló la ciudad desde la altura del Tibidabo con Albert. El segundo amaneció en la Barceloneta con Guillem, paseó por el Barri Gòtic con Roger y buscó con Joan el silencio de Santa María del Mar. Al verano siguiente conquistó Montjuic con Manel, fotografió el Arc de Triomf con Lluís y buceó entre las salas del Aquarium con Xavi. El último verano se enamoró de Sergi en la estrecha calle dels Petons. Y este año se (re)encontró con Albert y su mirada en la Noche de San Juan.

Sigue leyendo

Mamá lo encuentra todo.

Parte de mi infancia, y estoy segura que de la vuestra también, se podría resumir en la frase: mamá lo encuentra todo. 

Y no me refiero solo físicamente al jersey que teníamos olvidado al fondo del cajón del armario de nuestro hermano, sino también a las soluciones de los problemas de matemáticas del colegio y de los de la vida en general.

Sigue leyendo