A ti.

Dicen que los polos opuestos se atraen, pero eso porque no te han conocido.

No eres un complemento ni mi media naranja, manzana o cualquier otra fruta porque cuando estoy contigo me haces ser mejor en todos los aspectos de mi vida. Maximizas mis cualidades y transformas mis defectos a golpe de sonrisa. Tienes esa capacidad de ilumar(me) cualquier estancia con tan solo tu presencia.

Sigue leyendo

Anuncios

Microcarta XI.

3000 y otras formas de decir(te) te quiero.

-Ara.

Creative Commons LicenseThis work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

Querida Julieta.

Querida Julieta:

El año pasado le escribí una carta a mi querido 14 de febrero en la que le pedía que no se olvidara de ti, de esa Julieta que vive en nuestro interior y a la que le gusta recibir ramos de flores, encontrar cartas en el buzón y salir con chicos de sonrisas (im)perfectas que la esperan en el portal. Y a cambio yo me comprometía a que no pasaras más san valentines en casa.

Sin embargo aquí me tienes, en pijama, sin maquillaje y con el típico moño de “estar por casa” aporreando las teclas del ordenador.

Sigue leyendo

Querido Noviembre.

Querido Noviembre:

Me vuelvo a encontrar en la misma situación de hace un par de mesesNo sé cómo escribirte (ni escribir en general).

Siento que este vuelva a ser un tema recurrente pero no encuentro la forma de ver la luz al final del túnel. Y el problema no es que no sepa como transmitir mis sentimientos, relatos o reflexiones; es que directamente ¡no tengo ideas!

Sigue leyendo

Querido Octubre.

Querido Octubre:

Déjame que esta vez sea yo la que te cuente una historia.

Una historia que un día de octubre decidió volver del pasado al presente, o ir del presente al pasado no lo sé, pero que en cuanto llamó a mi puerta la reconocí inmediatamente como si se tratara de una vieja amiga.

Sigue leyendo

Una oportunidad a la vuelta de la esquina.

Murcia, ciudad joven por sus dos campus universitarios, ha sido para mí una vía de escape a la ignorancia y, con ello, una invitación a seguir progresando, aprendiendo, viviendo la vida del estudiante que me dejé en bachillerato aparcada por vacaciones. Llegué casi sin esperarlo y decidí aprovechar desde el primer día esa libertad condicionada a sacarme mis estudios.

Sigue leyendo